sep 072012
 

Lo de Ediciones de la Torre es cuento largo: para crear una editorial distinta, volcada en la poesía tradicional, los clásicos y los niños, José María Gutiérrez de la Torre intentó conseguir permisos, entonces obligatorios, en 1975 y los consiguió en 1976. «Yo había logrado reunir un pequeño grupo de amigos con la idea de crear una plataforma cultural independiente pero, declaradamente de izquierdas. Nos parecía que había mucho qué hacer en la vida cultural española, sobre todo en la vía editorial. ¿Por qué poesía?: por su belleza, por su capacidad para explicar los sentimientos humanos, por su luz».
Arrancaron con 615.000 pesetas (3.700 euros) pero en 2011 «partimos de un presupuesto de 200.000 euros y no fuimos capaces de cubrirlo», así que este año «hemos rebajado un veinte por ciento nuestras previsiones y no sabemos qué pasará». Mientras, van digita-lizando su fondo -«despacio pero bien»- y de los más de 300 títulos vivos en su catálogo ya pueden ofrecer «en los nuevos soportes unos cincuenta».
¿Su mayor problema? Ahora mismo, la distribución, «y tiene difícil solución. El sector debería hacer un debate a fondo sobre temas tan importantes como depósitos, devoluciones, ferias, descuentos… y hasta el precio fijo». Menos mal que tienen claro a qué aferrarse: «Persistir, insistir, subsistir… editar».

Nuria Azancot, El Cultural, 27 de julio de 2012, p. 30

sep 052012
 

Mariano Coronas Cabrero dice, acertadamente, en Cuadernos de pedagogía de este mes lo siguiente: «En el aprendizaje y la práctica de la lectura y de la escritura siguen siendo las dos preocupaciones básicas en los centros. Un reto que se acomete con herramientas y metodologías variadas. Hay algún perfil que podemos incorporar a la práctica de ambas. Me refiero al humor, que puede teñir sutilmente nuestra intención de fomentarlas. No hablo de leer recopilaciones de chistes ni de escribir los que nos van contando. Hablo del humor como detonante creativo y vivificador de la mente y de los sentimientos. Me refiero a tenerlo en cuenta a la hora de seleccionar lecturas o a la hora de sugerir actividades de escritura.»

Entre otros autores cita a Ramón Gómez de la Serna, que como saben nuestros lectores está incluído en nuestro catálogo.

Pequeños relatos ilustrados