sep 302016
 

¡Buenos días!

Casi no llegamos pero aquí está el Boletín Informativo del mes de septiembre lleno de novedades literarias, noticias relevantes, además de una amplia reseña de  La Grazia e il desiderio, un texto de nuestro autor José Enrique Gil-Delgado y un poema de Blas de Otero en honor al centenario de su nacimiento.

¡Esperemos que os guste!

bi81

Leer pdf

sep 222016
 

Ocho Razones por las que la poesía ayuda a los peques:

1. Porque les da las claves para entendernos y entender lo que nos rodea y les forma como seres humanos.

2. Porque les ayuda a amar el lenguaje y eso los convertirá en mejores estudiantes, mucho más creativos y con mejor vocabulario.

3. Porque la poesía, a través de sus metáforas y su expresividad, les enseñará a verbalizar sus emociones y, también, a comprender las de los demás.

4. Porque siempre será un refugio para ellos en el que acogerse en momentos duros o complicados. 5. Porque desarrolla su sensibilidad, el camino perfecto para aprender la tolerancia hacia las diferencias.

6. Porque es un excelente camino para perfeccionar la empatía. Los expertos en ‘bullying’ señalan que, precisamente, la empatía es uno de los mejores antídotos para acabar con el acoso en las escuelas.

7. Porque les puede hacer disfrutar y reír con lo que se convierte en una válvula de escape perfecta para olvidar la presión de sus largas jornadas de estudio.

8. Porque aprenderán que existe la Belleza con mayúsculas y eso será un regalo eterno para ellos que les servirá a lo largo de toda su vida.

En Ediciones de la Torre tenemos una colección de álbumes ilustrados que pretenden poner al alcance de los pequeños lectores la obra de los grandes poetas. Para que niños y niñas… y otros seres curiosos puedan iniciarse en (o recordar) el hermoso lenguaje de las bellas metáforas, estos libros seleccionan los poemas más adecuados y presentan unas antologías que facilitan la lectura y la recreación del lector.

3color

Fuente: Paka Díaz, http://www.woman.es/lifestyle/ocio/ocho-razones-poesia-ayuda-ninos

sep 212016
 

Hoy hace 114 años que nacía el poeta sevillano Luis Cernuda, poeta perteneciente a la Generación del 27, que se apartó de ella por su originalidad en su temática poética. Conocido como el poeta de la soledad y el amor, nos dejó, también, traducciones y ensayos de gran calidad.

En el libro de nuestro aniversario, 40 sonetos de amor, quisimos incluir un poema de Luis Cernuda, ilustrado por Marina Casado, la antóloga del mismo.

¡Empecemos el día con el soneto de amor «La desierta belleza sin oriente»:

cernuda128Otros libros de Cernuda en Ediciones de la Torre:

Luis Cernuda para niños, edición preparada por Antonio José Domínguez e ilustrada por Ginés Liébana.

 

 

sep 152016
 

En el siglo de Cervantes y Shakespeare, el Instituto Cervantes de Alcalá de Henares ha organizado un Ciclo de Conferencias que empezó el 1 de enero. Entre las muchas actividades que se llevarán a cabo este mes, destacamos la conferencia a cargo del profesor José Enrique Gil-Delgado, autor de …Y Shakespeare leyó el Quijote que nos hablará de uno de los más jugosos enigmas literarios, la posible relación entre los dos grandes autores clásicos. ¿Hipótesis? ¿Certeza? Esta charla ahondará en un apasionante juego de espejo y conexiones.

El acto tendrá lugar el próximo miércoles, 21 de septiembre a las 19 horas en el Instituto Cervantes de Alcalá de Henares calle Libreros 23. 

También se podrá ojear y comprar su nuevo libro, en la versión inglesa o castellana. 

¡Os esperamos!

shakespearealcala

sep 082016
 

A UN HOMBRE DE GRAN NARIZ

Érase un hombre a una nariz pegado,
érase una nariz superlativa,
érase una alquitara medio viva,
érase un peje espada mal barbado;

era un reloj de sol mal encarado.
Érase un elefante boca arriba,
érase una nariz sayón y escriba,
Un Ovidio Nasón mal narigado.

Érase el espolón de una galera,
érase una pirámide de Egito,
Los doce tribus de narices era;

érase un naricísimo infinito,
Frisón archinariz, caratulera,
Sabañón garrafal morado y frito.

Francisco de Quevedo y Villegas

Francisco de Quevedo para niños, Ediciones de la Torre, Madrid, 1991, p. 93