feb 102017
 

En el número 205 de la Revista Lazarillo, Mari Cruz Delgado y Jorge Riobóo, escriben un emotivo artículo para homenajear a nuestro amigo Rafael Rueda, maestro y bibliotecario de un instituto de Madrid.

«Cuando se visitaba el colegio donde trabajaba Rafa, se percibía su estilo, su presencia, especialmente el amor a los libros que tenía este profesor vocacional. Su objetivo era contagiar la pasión por la lectura que él sentía»

«Rafa era curioso, divertido, con múltiples aficiones como la música (formaba parte de un grupo de rock), le gustaba contemplar las estrellas observándolas por el telescopio. Incluso creó un planetario en su colegio para contagiar esta pasión a los alumnos. Y como buen aficionado al fútbol, lo practicaba con sus estudiantes y le gustaba ver los partidos del Real Madrid tanto en vivo como en la pantalla. Todas estas aficiones las compartía con alumnos y amigos. Su don era “disfrutar con los demás”.»

RafaRueda

 

Junto al dolor y la pena
por la muerte prematura,
la alegría de sentir
―participar, compartir―
con Rafa y con su familia,
y muchos de sus amigos,
en ocasión especial,
la noche de la ternura,
la noche de las estrellas.

José María Gutiérrez, en recuerdo a «La noche de las estrellas» (http://librosyabrazos.es/2015/09/21/la-noche-de-la-ternura/)