mar 232011
 

Bienvenidos todos. Este nuevo espacio quiere recoger el espíritu de los antiguos Cuadernos de la Torre e iniciar una nueva etapa de pensamiento y discusión alimentados por vuestras aportaciones. En este foro hablaremos de libros, de poesía, de literatura, de pensamiento, de personas, de temas sociales y de todo aquello que os parezca que merece la pena detenernos a considerar.

Y para comenzar queremos compartir con vosotros algunas preguntas acerca de un tema candente en el mundo editorial, a saber, el libro electrónico. Nosotros nos preguntamos y os preguntamos: ¿libro electrónico en lugar de libro de papel o además de libro de papel? Y si fuera además de libro de papel, ¿qué formato tendrá prioridad sobre el otro entre los lectores? Nos gustaría mucho conocer lo que pensáis sobre este tema.

Un saludo cordial a todos y gracias por venir.

  No Responses to “Bienvenidos”

  1. Antes de nada, y respecto al frontispicio de presentación: ¿Cómo es eso de “todo a la medida del hombre”? ¿No sería humildemente mejor que el hombre ajustase su medida a la del universo que le rodea?.

    Dicho eso, la discusión de libros papel y e-libros, debe plantearse, más alla del intrumento, en el objeto de la difusión, que es el texto.
    Se trataría entonces de hablar acerca de la lectura. Lectura sobre soporte impreso o sobre soporte electrónico.
    Con las imágenes, el asunto va más avanzado y se está perdiendo la permanencia de la fotografía, puesto que las imáganes “fotográficas” se ven y se conservan electrónicamente, no en papel. ¿Cómo podrán verse dentro de tres generaciones, si no tienen materialidad perdurable, sino que son una huella electrónica perecedera en el torbellino de innovaciones tecnológicas de codificación y descodificación, que ponen en continuo desuso los soportes, dificultan la traslación de unos a otros e incluso imposibilitan la recuperaciuón de los archivos obsoletos?

    Los creadores de libros han de buscar la potencia de la singularidad que tiene la lectura sobre soporte impreso, encuadernado, etc. , frente a la lectura inestabilidad de la lectura electrónica.
    Alonso Erausquin

    • Gracias, Manuel. Creo que pones el dedo en la llaga al situar la clave de la cuestión en la lectura, en qué y cómo queremos leer… Sobre ello estoy reflexionando y espero poder decir algo interesante no tardando mucho. En cuanto a la relación universo/especie (tema tan apasionante como el del libro y la lectura), me mantengo en la idea, aunque quizá no está perfectamente expresada en la cabecera de este blog. Bueno sería que hubiera más opiniones sobre ello.

  2. En mi modesta opinión el libro electrónico convivirá con el libro de papel, de la misma manera que los diversos formatos y soportes del libro han convivido. No pienso que ocurra entre las dos formas actuales lo que pasó con el libro de pergamino enrollado y el libro códex, o con el libro manuscrito y el libro impreso; que el uno acabó sustituyendo al otro. La cultura moderna se caracteriza por una creciente convivencia de formas diversas de recoger y difundir el saber, la invención y la comunicación. Probablemente el libro electrónico absorberá aquellas obras que requieren actualización (enciclopedias, diccionarios, textos universitarios y escolares, divulgación) y los más lúdicos (novelas de entretenimiento, libros interactivos, ilustrados que incorporarán imágines móviles y con sonido), pero la literatura, los textos que deben conservar su inmutabilidad modélica y su universalidad serán mejor portados por el libro en papel.
    Por otra parte, el desarrollo sustentable no es compatible con el libro electrónico, que requiere materias primas más escasas, costosas y difícilmente reciclables, por no hablar del consumo de energía: mover las páginas de un libro de papel requiere un mínimo de calorías a los dedos de esos antropoides cada vez más perezosos que somos los homo sapiens.

    • Gracias, Joel. Me alegra comprobar que sigues combatiendo el pesimismo de algunos que ven al libro, al libro «de hojas», débil frente al «libro electrónico». Como tú dices, todos parece indicar que habrá una convivencia de ambos y por mi parte estoy convencido de que el primero seguirá siendo el primero.

  3. Vamos a ver, José María: eso de “nada por encima del hombre” o “nada por debajo”, se te ha ocurrido a ti solito…. porque eso, precisamente, es una de las raíces de los sistemas totalitarios, aunque a primera vista no lo parezca.

    • Gracias, Enrique. En efecto, la redacción es mía aunque el contenido y la forma del texto ha sido asumida por las personas que hacen este blog. Al hacerlo estaba pensando en, por ejemplo, Juan Ramón Jiménez («”Los dioses no tuvieron más sustancia que la que tengo yo [...] ¿Quién sabe más que yo, quién, qué hombre o qué dios puede, ha podido, podrá decirme a mí qué es mi vida y mi muerte, qué no es? Si hay quien lo sabe, yo lo sé más que ése y si quien lo ignora, más que ése lo ignoro.»); por ejemplo, en Shakespeare («Estamos hechos de la misma materia que los sueños.»); por ejemplo, en don Antonio Machado (quien, desarrollando el famoso adagio castellano «Nadie es más que nadie», afirmó rotundamente: «por mucho que valga un hombre, nunca tendrá valor más alto que el valor de ser hombre») y, por supuesto, pensando en el jefe Seattle que dijo: «Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotros. [...] La tierra no pertenece al hombre sino que el hombre pertenece a la tierra.»… Pero, sobre todo, lo hice teniendo en cuenta que vivo en una sociedad organizada en torno a unos seres «superiores» a los que sólo tienen acceso otros seres un poco menos «superiores» que reparten poder y riqueza a través de otros seres menos «superiores» y que todos ellos asientan su bienestar en el esfuerzo y sufrimiento de los seres «inferiores», y aunque sabemos que no es fácil alterar esa situación porque fue así cómo se desarrolló nuestra sociedad y como hemos llegado hasta aquí, también sabemos que desde que el hombre se atrevió a mirar a las estrellas hubo individuos y grupos sociales que buscaron combatir la injusticia, desarmar a los poderosos. Es verdad que la idea de un hombre «superior», capaz de suprimir a los dioses ha sido utilizada por los sistemas totalitados de uno u otro signo pero la Historia también registra terribles matanzas en vertical o en horizontal (poderosos contra débiles o hermanos contra hermanos) perpetradas por individuos y grupos que, arrogándose la representación de seres superiores al humano normal, blandiendo símbolos mitad arma y mitad señuelo, disponen cruelmente de la vida y hacienda de las gentes. Por eso digo que si hay un ser superior yo quiero poder hablar con él directamente, sin la intermediación de ninguna elite que me considera a mí incapaz de comprenderlo o de dialogar con él y reclama para sí el monopolio de esa función.

 Leave a Reply

(required)

(required)

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>