Pequeños aperitivos sobre Ch. Abada y su obra

I. «El soldado y el emperador»

Emperador: Todos morimos prematuramen­te, soldado, y todos estamos lejos de nuestros seres queridos, fríos y aplastados por la oscuridad… y la soledad… […]
Soldado: […] Pero yo fui arrojado a la guerra cuan­do no era más que un muchacho, cuando aún necesitaba el abrazo de mis padres, cuando buscaba con ar­dor juvenil una moza a la que prome­ter amores y con la que formar una familia… [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>