abr 262013
 

d-q-frontisEl diario El País, de Madrid, publica, en el día de hoy, un interesante artículo de Naiara Galarraga en el que se destaca la importancia internacional del idioma oficial de todos los españoles y de otra veintena de países. Destacamos un par de párrafos:

«El español avanza pujante en hogares, calles y aulas de numerosos rincones del mundo. Son muchos más los que tiene el español como idioma materno (410 millones de personas, según el Instituto Cervantes) que el inglés (375 millones, según el British Councill) aunque la ventaja de éste como segunda lengua es incomparable.»

«El español es la cuarta lengua más utilizada en la UE —una babel con 23 idiomas oficiales— y es una de las seis lenguas oficiales de las naciones unidas —es decir, en todas las reuniones oficiales de la ONU se pueden utilizar el árabe, el chino, el francés, el español, el ingles y el ruso, y todas la intervenciones y documentos son traducidos siempre a todas esas lenguas— [...]»

abr 262013
 

Artículo de Antonio María Ávila y José Manuel Gómez Bravo en El País de hoy:

«Los cambios tecnológicos enriquecen la propiedad intelectual, amplían la oferta legal de los bienes culturales, de entretenimiento y, a la par, son nuevos yacimientos de empleo. Y viceversa.»

«Lo que sí vindicamos es una retribución equitativa para los investigadores, trabajadores y empresarios de la industria creativa y cultural que contribuyen a la riqueza común, y lanzamos una petición a los legisladores: combatir de manera local y global los fraudes y delitos de la propiedad intelectual con el establecimiento de medidas eficaces de persecución contra los enlaces y webs ilegales, contra las infracciones de la propiedad intelectual y los derechos análogos en todo sistema de distribución, de las obras de ingenio, del talento, de la investigación, de la ciencia o de las retransmisiones culturales, artísticas, de entretenimiento o deportivas, etcétera.»

«Deberíamos tomarnos más en serio como ciudadanos la protección y el respeto al esfuerzo de nuestros creadores, investigadores y empresarios. Un trabajo que se ha de hacer y que es una garantía de una riqueza económica y social tangible e intangible. Está en juego la propiedad intelectual con mayúsculas.»