abr 262013
 

Artículo de Antonio María Ávila y José Manuel Gómez Bravo en El País de hoy:

«Los cambios tecnológicos enriquecen la propiedad intelectual, amplían la oferta legal de los bienes culturales, de entretenimiento y, a la par, son nuevos yacimientos de empleo. Y viceversa.»

«Lo que sí vindicamos es una retribución equitativa para los investigadores, trabajadores y empresarios de la industria creativa y cultural que contribuyen a la riqueza común, y lanzamos una petición a los legisladores: combatir de manera local y global los fraudes y delitos de la propiedad intelectual con el establecimiento de medidas eficaces de persecución contra los enlaces y webs ilegales, contra las infracciones de la propiedad intelectual y los derechos análogos en todo sistema de distribución, de las obras de ingenio, del talento, de la investigación, de la ciencia o de las retransmisiones culturales, artísticas, de entretenimiento o deportivas, etcétera.»

«Deberíamos tomarnos más en serio como ciudadanos la protección y el respeto al esfuerzo de nuestros creadores, investigadores y empresarios. Un trabajo que se ha de hacer y que es una garantía de una riqueza económica y social tangible e intangible. Está en juego la propiedad intelectual con mayúsculas.»