ago 222016
 

El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”, decía Cervantes. Ahora, un equipo de investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale (EE.UU.) afirma que los que leen, también viven más años. El trabajo ha sido publicado en la revista Social Science & Medicine.

Según las conclusiones del estudio, los lectores de libros tienen una “ventaja de supervivencia significativa” sobre aquellos que no leen ningún ejemplar. Sin hacer distinción entre libros físicos y libros electrónicos, los investigadores descubrieron que los que leían libros viven un promedio de dos años más que aquellos que no tienen este buen hábito.

Artículo completo aquí

jul 112014
 

Interesante artículo del profesor Fernando Carratalá en el periódico ABC del día 9 de julio de 2014, p. 16

 LA NECESARIA COMPETENCIA LINGÜÍSTICA DE LOS MAESTROS

 «Quienes aspiran a ponerse ante unos alumnos para guiarles en sus primeros pasos han de poseer una notable competencia lingüística»

En mis años de docencia –y ya sobrepaso los 45– he procurado siempre emplear en el aula y fuera de ella, en el trato con mis alumnos, una expresión lingüística correcta, ajustada a las situaciones, dentro de un registro culto, aunque ajeno a la pedantería, convencido de que la expresión vulgar no ayuda a crear «cercanía» con respecto al alumno, sino todo lo contrario: desarbola la autoridad del docente, del que el alumno espera esa competencia lingüística que dignifica su trascendente labor.

Esta disquisición personal, a modo de introducción, tiene su porqué: La Universidad Rey Juan Carlos ha asumido, con carácter inmediato, el protocolo auspiciado por la Comunidad de Madrid en virtud del cual es requisito imprescindible para cursar el Grado de Educación Primaria que los futuros alumnos hayan aprobado el examen de Lengua Castellana y Literatura en la Selectividad. Si bien se podría haber demorado la aplicación de esta medida, como han hecho otras universidades desde la URJC se asume como una exigencia de rigor y un compromiso con la excelencia, en el bien entendido que habrá de fortalecer la formación y capacitación de nuestros graduados en Magisterio. Aunque esta exigencia parezca obvia –de hecho, la capacidad expresiva y la corrección idiomática son exigibles a todo universitario–, son muchas las razones que la avalan, ya sean de tipo académico y cultural, de índole social y educativa e incluso de carácter moral.

Limitémonos aquí a reflexionar sobre algunas de las razones de carácter estrictamente académico y cultural. Quienes hemos participado en estos últimos años en la elaboración y/o corrección de las pruebas CDI (Conocimientos y Destrezas Indispensables, para alumnos de tercero de la ESO), de las pruebas PISA (Program for International Student Assessment, dirigidas a alumnos de 15 años) y de las PAU (Prueba de Acceso a la Universidad) hemos tenido ocasión de comprobar que un sector de la población escolarizada en los diferentes niveles educativos previos a la universidad exhibe una alarmante pobreza de vocabulario, no suele emplear las palabras más apropiadas al contexto lingüístico y a la situación comunicativa, y salpica sus escritos con abundantes errores ortográficos. No es este ni el momento ni el lugar para explicar cómo se ha llegado a esta situación, en la que convergen varias y muy complejas causas, entre las cuales figuran contenidos de dudosa funcionalidad y métodos de enseñanza/aprendizaje poco fiables pedagógicamente pedagógicamente hablando. […]

 FERNANDO CARRATALÁ ES CATEDRÁTICO DE LENGUA Y
LITERATURA Y PROFESOR DEL MÁSTER DE FORMACIÓN
DEL PROFESORADO DE LA UNIVERSIDAD REY JUAN CARLOS

¿Qué opináis vosotros? ¿Es tan alarmante la pobreza de vocabulario en la juventud? ¿Creéis que es imprescindible que para cursar Magisterio el alumno haya tenido que aprobar Lengua Castellana y Literatura en la selectividad? …

oct 312013
 

«El tiempo dedicado a la lectura de libros ha disminuido de manera vertiginosa desde que compite con el sinfín de esas actividades sucedáneas, que cabe calificar así en cuanto muchas de ellas comportan, de hecho, la lectura de textos más o menos extensos, con los que además se interacciona de las más diversas maneras. Así venía ocurriendo ya desde la generalizada implantación del ordenador casero, y luego de los portátiles. Pero de un tiempo a esta parte los teléfonos inteligentes han terminado por ocupar los resquicios cada vez más pequeños en que antes muchos ciudadanos encontraban el tiempo para leer un libro con una mínima continuidad.»

Menos lugar, Ignacio Echevarría en El Cultural 18/10/2013, p. 25

jun 102013
 

«La obra de Antonio Machado, tanto poética como filosófica, se considera universal. Su hermano Francisco nunca estuvo a su altura, ni lo pretendió. Pero tampoco disimuló sus inclinaciones por la poesía. Jamás se sintió intimidado por el lustre de sus hermanos.
Escribió versos que sólo publicó en algunos periódicos y revistas. Ahora, su hija menor, Leonor, ha recogido una selección de su obra literaria en prosa y en verso en un volumen recientemente publicado por Ediciones la Torre con un prólogo de la propia Leonor.» Juan Antonio Monroy 

Para leer el artículo completo pincha aquí.

 

may 132013
 

Cuadernos de Pedagogía publica en su número 434, mayo 2013, una amplia entrevista con Mari Carmen Díez Navarro que nuestros amigos lectores conocen bien por los tres libros que hemos publicado de ella, La oreja verde de la escuela, Proyectando otra escuela y Un diario de clase no del todo pedagógico.

El entrevistador, Rafael Miralles Lucena, subraya la «aguda sensibilidad y su profundo y polifacético pensamiento pedagógico» de Mari Carmen. Veamos algunos ejemplos:

«Al principio tenía la sensación de que debíamos enseñar al que no sabe, me tomaba la profesión como una misión apostolar en la que el maestro tenía que saberlo todo y no equivocarse, ser un modelo. [...] Ahora vengo a la escuela a ver qué pasa, vengo a acompañarles. Y siempre aprendo.»

«En vez de obsesionarse con la metodología, el maestro debe preguntarse: “¿Cómo soy yo? ¿Qué les puedo dar?”. No hay que verse como un modelo perfecto sino como un modelo posible.»

«En nuestro trabajo, los maestros erramos, como todo el mundo. Pero en lo que no podemos equivocarnos es en tratar mal a un niño, nunca hemos de faltarle al respeto. No se puede decir ni pensar que un niño “va para delincuente”. Hay que tener siempre un respeto, una esperanza en que ese niño vaya hacia adelante. ¿Cómo le pones vida a una relación e ilusión para que él aprenda, si tú ya lo estás condenando?»

«A los maestros habría que plantearles que dejen de escribir lo que ya está escrito hasta la saciedad, y escribir cosas nuevas, las cosas que pasan a diario con las niñas y niños, las que les llenan los ojos de chispas de curiosidad recién estrenada, las que a nosotros nos llenan de satisfacción ante una tarea bien hecha. »

 

abr 262013
 

d-q-frontisEl diario El País, de Madrid, publica, en el día de hoy, un interesante artículo de Naiara Galarraga en el que se destaca la importancia internacional del idioma oficial de todos los españoles y de otra veintena de países. Destacamos un par de párrafos:

«El español avanza pujante en hogares, calles y aulas de numerosos rincones del mundo. Son muchos más los que tiene el español como idioma materno (410 millones de personas, según el Instituto Cervantes) que el inglés (375 millones, según el British Councill) aunque la ventaja de éste como segunda lengua es incomparable.»

«El español es la cuarta lengua más utilizada en la UE —una babel con 23 idiomas oficiales— y es una de las seis lenguas oficiales de las naciones unidas —es decir, en todas las reuniones oficiales de la ONU se pueden utilizar el árabe, el chino, el francés, el español, el ingles y el ruso, y todas la intervenciones y documentos son traducidos siempre a todas esas lenguas— [...]»

abr 262013
 

Artículo de Antonio María Ávila y José Manuel Gómez Bravo en El País de hoy:

«Los cambios tecnológicos enriquecen la propiedad intelectual, amplían la oferta legal de los bienes culturales, de entretenimiento y, a la par, son nuevos yacimientos de empleo. Y viceversa.»

«Lo que sí vindicamos es una retribución equitativa para los investigadores, trabajadores y empresarios de la industria creativa y cultural que contribuyen a la riqueza común, y lanzamos una petición a los legisladores: combatir de manera local y global los fraudes y delitos de la propiedad intelectual con el establecimiento de medidas eficaces de persecución contra los enlaces y webs ilegales, contra las infracciones de la propiedad intelectual y los derechos análogos en todo sistema de distribución, de las obras de ingenio, del talento, de la investigación, de la ciencia o de las retransmisiones culturales, artísticas, de entretenimiento o deportivas, etcétera.»

«Deberíamos tomarnos más en serio como ciudadanos la protección y el respeto al esfuerzo de nuestros creadores, investigadores y empresarios. Un trabajo que se ha de hacer y que es una garantía de una riqueza económica y social tangible e intangible. Está en juego la propiedad intelectual con mayúsculas.»

 

abr 102013
 

Mensaje de José Luis Sampedro, titulado «Valor de la palabra», escrito con motivo del Día del Libro (1993), por encargo de la Junta de Comunidades de Castilla-la Mancha.images

Leer nos enriquece la vida. Con el libro volamos a otras épocas y a otros paisajes; aprendemos el mundo, vivimos la pasión o la melancolía. La palabra fomenta nuestra imaginación: leyendo inventamos lo que no vemos, nos hacemos creadores. Ahora nos gritan que vale más la imagen y con la televisión -la primera escuela- se inculcan a los niños, antes de que hablen, los dos desafueros del sistema: la violencia y el consumo. Con esas cadenas el poder político y el económico nos educan para ciudadanos pasivos, sin imaginación, porque siempre es peligrosa para los poderes establecidos. Y ante esas imágenes carecemos de voz: no tenemos medios para televisar contrariamente mensajes de tolerancia y de sensatez.

Hace cinco siglos la imprenta nos libró de la ignorancia llevando a todos el saber y las ideas. El alfabeto fomentó el pensamiento libre y la imaginación: por eso ahora nos quieren analfabetos. Frente a las imágenes impuestas necesitamos más que nunca el ejercicio de la palabra, siempre a nuestro alcance. El libro, que enseña y conmueve, es además ahora el mensajero de nuestra voz y la defensa para pensar con libertad.