feb 242017
 

Hoy hace 180 años que nacía la poetisa Rosalía de Castro. Es la figura más representativa y simbolizadora de la literatura Gallega.

Hemos escogido un fragmento de su libro En las orillas del Sar, un viaje a su intimidad, sin retorno y sin esperanza.

A través del follaje perenne
que oír deja rumores extraños,
y entre un mar de ondulante verdura,
amorosa mansión de los pájaros,
desde mis ventanas veo
el templo que quise tanto.

El templo que tanto quise…,
pues no sé decir ya si le quiero,
que en el rudo vaivén que sin tregua
se agitan mis pensamientos,
dudo si el rencor adusto
vive unido al amor en mi pecho.

Rosalía de Castro para nenos, Edición preparada por M.ª Victoria Álvarez e ilustrada por Celso Dourado.

dic 132016
 

Hoy hace 28 años que fallecía María Teresa León. Su vida entera fue una continua defensa de la libertad, por la que luchó y que la condujo, junto a su marido, Rafael Alberti a un exilio de treinta y ocho años.

Nosotros, en 1990 editamos su libro Rosa-fría, patinadora de la luna, ilustrado por Rafael Alberti.

Hoy, para recordarla, queremos compartir la poesía que escribió Alberti con el mismo nombre que su libro.

Ha nevado en la luna, Rosa-fría.
Los abetos patinan por el yelo, 
tu bufanda rizada sube al cielo, 
como un adiós que el aire claro estría.

¡Adiós, patinadora, novia mía! 
De vellorí tu falda, da un revuelo 
de campana de lino, en el pañuelo 
tirante y nieve de la nevería.

Un silencio escarchado te rodea, 
destejido en la luz de sus fanales, 
mientras vas el cristal resquebrajando…

¡Adiós, patinadora!
El sol albea 
las heladas terrazas siderales, 
tras de ti, Malva-luna, patinando.

amn03

oct 282016
 

Hoy se cumplen 17 años de la muerte del  poeta Rafael Alberti, y qué mejor poema para recordadle que «Rafael y el levante», poema que dedicó Marina Casado al poeta en su libro Mi nombre de agua

RAFAEL Y EL LEVANTE

Alguien reía junto a la orilla.
En una playa que se escapaba al tiempo
donde a lo lejos,
tímidamente suspendidas sobre el acantilado,
se levantaban mis miradas.
Lo veía jugar, incandescente,
rodeado de azules y blancos gaditanos,
y en sus ojos de cielo
descansaba la espuma del Atlántico.
Sus temblores de niño de principios de siglo
hablaban ya de versos tachonados de nube,
de enigmas vanguardistas, de ángeles sombríos,
de sangre de acuarela derramada en sonetos
y en palomas ligeras, filarmónicas,
que confundían dulcemente la noche y la mañana.
Y aquella playa era su playa.
La Andalucía rota de cante jondo y de luceros
desgarraba la realidad como en un sueño,
dibujándolo a él en cada sacudida:
a él y a aquella infancia ciega
que respirase para siempre en cada verso.
El levante es locura disfrazada de viento:
azules que se mezclan con épocas remotas
y con atardeceres de poesía que nunca contemplé,
donde jugar en una playa
era apenas el único horizonte recordado.

Volvería una y otra vez sobre tus aires, Cádiz;
regresaría para desvanecer crepúsculos y lágrimas,
colorear inviernos,
imprimir lunas en forma de baladas
y soñar con aquella silueta de contrapuntos italianos
que me regala una mirada pícara
antes de desteñirse nuevamente
bajo el pincel del tiempo.

sep 212016
 

Hoy hace 114 años que nacía el poeta sevillano Luis Cernuda, poeta perteneciente a la Generación del 27, que se apartó de ella por su originalidad en su temática poética. Conocido como el poeta de la soledad y el amor, nos dejó, también, traducciones y ensayos de gran calidad.

En el libro de nuestro aniversario, 40 sonetos de amor, quisimos incluir un poema de Luis Cernuda, ilustrado por Marina Casado, la antóloga del mismo.

¡Empecemos el día con el soneto de amor «La desierta belleza sin oriente»:

cernuda128Otros libros de Cernuda en Ediciones de la Torre:

Luis Cernuda para niños, edición preparada por Antonio José Domínguez e ilustrada por Ginés Liébana.

 

 

ago 182016
 

Hoy hace 80 años que el poeta español Federico García Lorca fue  fusilado tras el golpe de Estado que dio origen a la Guerra Civil Española.

¿Quieres conocer un poco más García Lorca?

En 1983 editamos Federico García Lorca para niños y jóvenes, una antología preparada por el profesor Eutimio Martín e ilustrada con los dibujos del propio poeta.

«Pero, de niño, Lorca no pensaba en ser poeta. Lo que quería era ser músico. Sus amigos se quedaron muy sorprendidos cuando, a los dieciocho años, comenzó a leerles los primeros versos. Para ellos, Federico era “el músico” y estaban seguros de que llegaría a ser tan famoso como Manuel de Falla [...] ¿Qué le ocurrió a García Lorca para abandonar así un brillante porvenir de músico?

[...] Se lanzó a la literatura con el mismo ardor que había cultivado la música y en 1918 publica su primer libro: Impresiones y paisajes. No es un libro de versos. [...] Para este autor, como para la myor parte de los escritores españoles del siglo XIX, un gitano tumbado bajo un árbol no puede estar, como otros seres, sencillamente descansando. En cuanto que se trata de un gitano, ha de estar muerto (de muerte violenta, insinúa el poeta) o borracho, y, de todas las maneras, lleno de moscas [...]

Madrigal

Yo te miré a los ojos 
cuando era niño y bueno. 
Tus manos me rozaron 
Y me diste un beso. 

(Los relojes llevan la misma cadencia, 
y las noches tienen las mismas estrellas.) 

Y se abrió mi corazón 
como una flor bajo el cielo, 
los pétalos de lujuria 
y los estambres de sueño. 

(Los relojes llevan la misma cadencia, 
Y las noches tienen las mismas estrellas.) 

En mi cuarto sollozaba 
como el príncipe del cuento 
por Estrellita de oro 
que se fue de los torneos. 

(Los relojes llevan la misma cadencia, 
Y las noches tienen las mismas estrellas.) 

Yo me alejé de tu lado 
queriéndote sin saberlo. 
no sé cómo son tus ojos, 
tus manos ni tus cabellos. 
Sólo me queda en la frente 
la mariposa del beso. 

(Los relojes llevan la misma cadencia, 
Y las noches tienen las mismas estrellas.)

 

 

ago 172016
 

¡Buenos días!

El 18 de agosto se cumplirán 80 años de la muerte del poeta español Federico García Lorca, con ese motivo el Ayuntamiento de la Iruela (Jaén) ha querido unirse a la multitud de homenajes que se le harán por distintos lugares de territorio nacional.

Os queremos invitar a la conferencia Federico García Lorca y la poética del dolor: imágenes premonitorias de una muerte, que se impartirá ese mismo día a las 20:00 horas en el Centro de Interpretación del Castillo, C/ Esperilla, s/n.

fglorca_0

Sinopsis

Federico García Lorca y la poética del dolor: Imágenes premonitorias de una muerte

El período creativo en el que se inscriben los poco conocidos “Poemas en prosa” de García Lorca, forman entre 1926 y 1928 el elemento de unión, pero más bien como fenómeno transgresor de las formas líricas que van de Poema del Cante Jondo Poeta en Nueva York. Estas breves obras expresan en su conjunto el intento de ofrecer respuesta radical a un conflicto estético y sentimental que mantenía la vida y la obra del poeta en los márgenes de la inquietud y de la duda, y como casi era una norma en la creación poética lorquiana, los poemas iban a estar acompañados de sus correspondientes dibujos.

En estos años se planteará evolutivamente las relaciones del arte y del mundo; y si hubo una figura fundamental que intervino como elemento vertebrador, además de cómo constante  comunicador de orden poético y estético, ese fue su amigo Salvador Dalí, elemento sustancial y, tal vez, clarificador en este embrollo donde lo vital y lo artístico forman un todo. Este encuentro ejemplifica el paradigma de hasta donde pintura y poesía pueden fundirse sobre las mismas rutas. Aparecerá un deslumbrante universo compartido a través de convergencias que van desde lo anecdótico hasta la provocación malintencionada, que oscilarán entre el amor y el odio, lo íntimo y lo cruel, sin olvidar el erotismo y la muerte. Serán estos los años en los que Dalí arrancará de un vanguardismo nuevo donde ensaya todo el repertorio de la modernidad hasta desembocar en la consumación de una identidad surrealista que se materializaría en obras pictóricas concretas muy relacionadas con los dibujos lorquianos. Todos los elementos que subyacen o se intuyen en las obras de Dalí, y me refiero a lo tangible, lo espectral, lo antropomórfico, lo putrefacto, lo mutilado, lo mórbido, las vísceras, las manos cortadas, las venas…, estallarán en imágenes obsesivas del deseo y el sueño para convertirse en una auténtica imaginería compartida. Este es también el momento en que Dalí escribe poemas y Lorca dibuja sin cesar. La “sangre” se convertirá en el elemento fundamental que dominará la poética de García Lorca, trascendiendo su propio simbolismo para convertirse en una verdad inmanente. El granadino producirá una “etapa surrealista” vivencialmente torturada y formalmente libre de lo que el mismo denominará como su “antigua asepsia”, donde el dolor introspectivo aflorará en sus poemas y dibujos con marcada violencia.

Analizaremos la producción dibujística lorquiana relacionada con la estética del dolor y la crueldad que en el granadino adquiere resonancias intuitivas visionarias de un final trágico: su propia muerte, y que se extiende a un ámbito más amplio formado por un grupo de pintores surrealistas españoles que supieron sondear los abismos del inconsciente colectivo, avanzando con sus premoniciones hacia la desgraciada ola de destrucción y muerte que se avecinaba con la llegada de la guerra civil española.

Invitación-Muerte-Lorca

jul 082016
 

8 de junio de 1987 fallecía el poeta Gerardo Diego, el menor de 10 hermanos. Su hija, Elena Diego preparó una edición para niños y jóvenes en el año 1985, nadie mejor que ella para combinar el conocimiento adquirido por la convivencia y el amor a su padre con su experiencia docente, para presentarnos al autor de El ciprés de Silos.

9788479601508_04_hWEBRECUERDO DE CLASE

El sol entra en la clase.
El sol es como un gato
que busca los rincones
recónditos y huraños.

El sol entra en la clase
como riendo y cantando.
Es un muchacho más
gozoso entre muchachos.

Resbala en la tarima,
alcanza los escaños
bien bruñidos, se atreve
–qué noche– al encerado;

trepa ya por el mapa
y a sus colores cárdenos
de orografía, azules
de mares encrespados,

verdes, violetas, rosas
de países nostálgicos,
los ilumina, baña
de visos y de rasos,

y allá en el techo altísimo
baila como un canario
–tan vivo y amarillo–
de un vidrio proyectado.

Tibio halago de enero.
El sol, qué mal gramático,
¿quién conjuga o declina
hoy, no es verdad, Horacio?

Y yo olvido mi plática
y acaricio en mi mano
un libro viejo, un libro
que he traído bajo el brazo.

Fluye alegre la charla
del libro soleado
y sus donaires ríen
el sol y sus muchachos.

Gerardo Diego para niños, edición preparada por Elena Diego e ilustrada por Constantino García Gómez, 3.ª edición, primera reimpresión, 1996. Madrid