oct 032016
 

¡Buenos días!

Hoy hace 120 años que nació el poeta Gerardo Diego, queremos recordadle con el poema «El ciprés de Silos» incluido en nuestro libro Gerardo Diego para niños y dedicárselo a nuestra amiga y compañera de la editorial Vera Guastavino porque hoy, también, es su cumpleaños. ¡Felicidades!

 EL CIPRÉS DE SILOS

Enhiesto surtidor de sombra y sueño
que acongojas el cielo con tu lanza.
Chorro que a las estrellas casi alcanza
devanado a sí mismo en loco empeño.

Mástil de soledad, prodigio isleño,
flecha de fe, saeta de esperanza.
Hoy llegó a ti, riberas del Arlanza,
peregrina al azar, mi alma sin dueño.

Cuando te vi señero, dulce, firme,
qué ansiedades sentí de diluirme
y ascender como tú, vuelto en cristales,

como tú, negra torre de arduos filos,
ejemplo de delirios verticales,
mudo ciprés en el fervor de Silos.

amp10

jul 082016
 

8 de junio de 1987 fallecía el poeta Gerardo Diego, el menor de 10 hermanos. Su hija, Elena Diego preparó una edición para niños y jóvenes en el año 1985, nadie mejor que ella para combinar el conocimiento adquirido por la convivencia y el amor a su padre con su experiencia docente, para presentarnos al autor de El ciprés de Silos.

9788479601508_04_hWEBRECUERDO DE CLASE

El sol entra en la clase.
El sol es como un gato
que busca los rincones
recónditos y huraños.

El sol entra en la clase
como riendo y cantando.
Es un muchacho más
gozoso entre muchachos.

Resbala en la tarima,
alcanza los escaños
bien bruñidos, se atreve
–qué noche– al encerado;

trepa ya por el mapa
y a sus colores cárdenos
de orografía, azules
de mares encrespados,

verdes, violetas, rosas
de países nostálgicos,
los ilumina, baña
de visos y de rasos,

y allá en el techo altísimo
baila como un canario
–tan vivo y amarillo–
de un vidrio proyectado.

Tibio halago de enero.
El sol, qué mal gramático,
¿quién conjuga o declina
hoy, no es verdad, Horacio?

Y yo olvido mi plática
y acaricio en mi mano
un libro viejo, un libro
que he traído bajo el brazo.

Fluye alegre la charla
del libro soleado
y sus donaires ríen
el sol y sus muchachos.

Gerardo Diego para niños, edición preparada por Elena Diego e ilustrada por Constantino García Gómez, 3.ª edición, primera reimpresión, 1996. Madrid

oct 032014
 

gerardodiego

SI LA LUNA FUERA ESPEJO

Si la luna fuera espejo,
qué bien que yo te vería.
Si la luna fuera espejo
—dámela,
—tómala
y ponla en el cielo ya—,
cuántos eclipses habría.
Por tu culpa los astrónomos,
todos se suicidarían.

Y tenerte a ti muy lejos
qué poco me importaría
si la luna fuera espejo.

Gerardo Diego para niños, edición de Elena Diego, ilustraciones de Constantino García Gómez.