dic 202014
 

Cuando llegaron a lo alto del cerro y él volvió a montarse detrás en el trineo para el descenso, la chica se volvió hacia él y le dijo:

–¿Es cierto lo que dicen de que eres hijo del cura?

La pregunta volvió a arrojarlo con tal violencia a la realidad, que se quedó lívido.

—No —masculló entre dientes— con una rabia que se le trasplantó a todo el cuerpo, dando nuevas fuerzas a sus piernas. Y Águila de sangre salió volando con un zumbido de hierros monte abajo.

Nunca antes había sentido con la intensidad de ese momento hasta qué punto era un extraño en aquel salón oscuro, asfixiante, donde su padre y sus hermanos en ese mismo instante entonaban salmos y rezaban atemorizados en medio del esplendor fantástico de la noche de invierno: enanos de un mundo subterráneo, ciegos al brillo de la luz, marcados por el pánico a las maravillas de la vida. Se sentía a miles de kilómetros de allí, en horizontes muy distintos, en alianza con el sol, con las estrellas, con las nubes de paso (p.65).

Per el afortunado. Henrik Pontoppidan. Trad. María Pilar Lorenzo
ISBN: 978-84-796–395-3. 16 x 24 cm. Encuadernación en rústica, 702 pp. 25,00 € (12,50 € Ebook).

dic 152014
 

En el descenso tenía uno ante sí la vista más amplia y despejada de la comarca: primero, la ciudad misma cubierta de nieve, con la luz rojiza de las farolas en las calles y el resplandor blanco de la luna en los tejados, después, el fiordo congelado y los prados cubiertos de hielo; y detrás, en la lejanía, el campo con sus aldeas, sus bosques y sus tierras nevadas. Y por encima de todo esto, un cielo alto, tornasolado, donde luna y estrellas parecían jugar al escondite ocultándose tras las nubes… como si los viejos astros se contagiaran de la animación juvenil (p.63).

Per el afortunado. Henrik Pontoppidan. Trad. María Pilar Lorenzo
ISBN: 978-84-796–395-3. 16 x 24 cm. Encuadernación en rústica, 702 pp. 25,00 € (12,50 € Ebook).

dic 092014
 

Aquellos días, algunos campesinos sencillos de Vejlby comenzaron en secreto a purificar su alma y a arreglar sus cuentas con Dios, en la creencia de que el día del Juicio era inminente. Incluso cuando, por fin, la tarde del segundo día, se pudo quitar la nieve de las puertas y dejar los cristales limpios de pellas de nieve de varias pulgadas de espesor, más de uno, que desde la puerta de su casa contemplaba, bajo la penetrante luz lunar, la desierta y blanquiazul soledad nevada, en que se habían transformado la tierra y el fiordo, pensaba si no sería aquello un presagio, un anuncio celestial de algún acontecimiento importante que pronto iba a tener lugar en la aldea o en la parroquia, o quizás en todo el país (p.30).

La tierra prometida. Henrik Pontoppidan. Trad. Javier Armada. Revisión y prólogo María Pilar Lorenzo
ISBN: 978-84-796–440-0. 16 x 24 cm. Encuadernación en rústica, 456 pp. 22,00 € (11,00 € Ebook).