feb 242015
 

El 24 de febrero de 1837, hace ya 178 años, nació  la poetisa y novelista española que escribió tanto en lengua gallega como en lengua castellana, Rosalía de Castro.

Recordémosla hoy con un poema que aparece en nuestra antología para niños y jóvenes:

Rosalía de Castro para nenos. Edición preparada por Victoria Álvarez Ruiz de Ojeda e ilustrada por Celso Dourado, Madrid, 1988.

ORILLAS DEL SAR

(Fragmento)9788486587260_04_l

I

A través del follaje perenne
que oír deja rumores extraños,
y entre un mar de ondulante verdura,
amorosa mansión de los pájaros,
desde mis ventanas veo
el templo que quise tanto.

El templo que tanto quise…,
pues no sé decir ya si le quiero,
que en el rudo vaivén que sin tregua
se agitan mis pensamientos,
dudo si el rencor adusto
vive unido al amor en mi pecho

ene 302015
 

30 de enero
1934. Nace en Zamora el poeta español Claudio Rodríguez. Este
poeta, Premio Nacional de Poesía (1983), entre otros premios
recibidos, es uno de los más altos creadores de las generaciones
poéticas de postguerra.

PRIMEROS FRÍOS

¿Quién nos calentará la vida ahora
si se nos quedó corto
el abrigo de invierno?
¿Quién nos dará para comprar castañas?
Allí sale humo, corazón, no a todos
se les mojó la leña.
Y hay que arrimar el alma,
hay que ir allí con pie casero y llano
porque hoy va a helar, ya hiela.
¡Todas a mí mis plazas, mis campanas,
mis golondrinas! ¡Toda mi infancia
antes de que esté lejos!
Ya es la hora,
jamás desde hoy podré estar a cubirto.
¡Dadme el aliento hermoso,
alzad las faldas y escarbad el cisco,
la vida, en la camilla en paz, en esta
camilla madre de la tierra! Pero,
¿a qué esperamos? ¡Pronto,
como en el juego aquél del soplavivo,
corra la brasa, corra
de mano en mano el fiel calor del hombre!
El que se queme perderá. Yo pierdo.

Así ha pasado el tiempo
y el invierno se me ha ido echando encima.
Hoy sólo espero ya estar en la casa
de la que sale el humo,
lejos de la ciudad, allí, adelante…
Y ahora que cae el día
y en su zaguán oscuro se abre paso
el blanco pordiosero de la niebla,
adiós, adiós. Yo siempre
busqué vuestro calor. ¡Raza nocturna,
sombrío pueblo de perenne invierno!
¿Dónde está el corazón, dónde la lumbre
que yo esperaba? Cruzaré estas calles
y adiós, adiós. ¡Pero si yo la he visto,
si he sentido en mi vida
vuestra llama!
¡Si he visto arder en el hogar la piña
de oro!
Sólo era vuestro frío. ¡Y quiero, quiero
irme de allí! Pero ahora
ya para qué. Cuando iba a calentarme
ha amanecido.

Claudio Rodríguez

En Poesía cada día, p. 29 Ediciones de la Torre

oct 302014
 

mhernandez

TODAS LAS CASAS SON OJOS

Todas las casas son ojos
que resplandecen y acechan.

Todas las casas son bocas
que escupen, muerden y besan.

Todas las casas son brazos
que se empujan y se estrechan.

De todas las casas salen
soplos de sombra y de selva.

En todas hay un clamor
de sangre insatisfechas.

Y a un grito todas las casas
se asaltan y se despueblan.

Y a un grito, todas se aplacan,
y se fecundan, y se esperan.

Miguel Hernández para niños y jóvenes, p. 67. Edición de Francisco Esteve, ilustraciones de Lorenzo Olaverri, Ediciones de la Torre.

oct 032014
 

gerardodiego

SI LA LUNA FUERA ESPEJO

Si la luna fuera espejo,
qué bien que yo te vería.
Si la luna fuera espejo
—dámela,
—tómala
y ponla en el cielo ya—,
cuántos eclipses habría.
Por tu culpa los astrónomos,
todos se suicidarían.

Y tenerte a ti muy lejos
qué poco me importaría
si la luna fuera espejo.

Gerardo Diego para niños, edición de Elena Diego, ilustraciones de Constantino García Gómez.

 

sep 142014
 

quevedo

SONETO AMOROSO

Tras arder siempre, nunca consumirme;
y tras siempre llorar, nunca acabarme;
tras tanto caminar, nunca cansarme;
y tras siempre vivir, jamás morirme;

después de tanto mal, no arrepentirme;
tras tanto engaño, no desengañarme;
después de tantas penas, no alegrarme;
y tras tanto dolor, nunca reírme;

en tantos laberintos, no perderme,
ni haber, tras tanto olvido, recordado,
¿qué fin alegre puede prometerme?

Antes muerto estaré que escarmentado:
ya no pienso tratar de defenderme,
sino de ser de veras desdichado.

Francisco de Quevedo para niños

abr 112014
 

leonfelipe

SE TODOS LOS CUENTOS

Yo no sé muchas cosas, es verdad.
Digo tan sólo lo que he visto.
Y he visto:
que la cuna del hombre la mecen con cuentos,
que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos,
que el llanto del hombre lo taponan con cuentos,
que los huesos del hombre los entierran con cuentos,
y que el miedo del hombre…
ha inventado todos los cuentos.
Yo sé muy pocas cosas, es verdad,
pero me han dormido con todos los cuentos…
y sé todos los cuentos.

mar 152014
 

blasdeotero

EN EL PRINCIPIO

Si he perdido la vida, el tiempo, todo
lo que tiré, como un anillo, al agua,
si he perdido la voz en la maleza,
me queda la palabra.

Si he sufrido la sed, el hambre, todo
lo que era mío y resultó ser nada,
si he segado las sombras en silencio,
me queda la palabra.

Si abrí los labios para ver el rostro
puro y terrible de mi patria,
si abrí los labios hasta desgarrármelos,
me queda la palabra.

mar 082014
 

juanadeibarbourou

 

LA MERIENDA TRISTE

¡Canastito repleto de fresas!
¡Ay, si él estuviese
esta tarde conmigo en la mesa!

¡Tanto como gusta
de las últimas fresas redondas
que las lluvias de Marzo maduran!

Y después que las hemos comido,
lentamente besarme en los labios
que ellas ponen fragantes y vivos.

¡Oh cestito cestito de fresas
que forrado de pámpanos verdes
has traído la pena a mi mesa!

¿Dónde se halla a esta hora el ausente?
¿Con quién come? ¿Qué piensa? ¿Qué hace
que sabiéndome triste no vuelve?

¡Para qué habrán traído estas fresas!
¡Para qué quiero aroma en los labios
si él no está hoy a mi lado en la mesa!

feb 212014
 

rosalia

ORILLAS DEL SAR (Fragmento)

I

A través del follaje perenne
Que oír deja rumores extraños,
Y entre un mar de ondulante verdura,
Amorosa mansión de los pájaros,
Desde mis ventanas veo
El templo que quise tanto.

El templo que tanto quise…
Pues no sé decir ya si le quiero,
Que en el rudo vaivén que sin tregua
Se agitan mis pensamientos,
Dudo si el rencor adusto
Vive unido al amor en mi pecho.